Nosotras

Todo comenzó en medio de un huracán…

¡Un huracán de emociones!

Nuestra fundadora Cristina de la Rosa, o Cris como solemos llamarle todas, es tecnóloga. Comenzó jugando con su Spectrum y desde entonces ha estado unida a los ordenadores.  Ha trabajado en distintos puestos de IT hasta llegar a nivel directivo en multinacionales.

En 2017 apostó por darle un cambio radical a su vida y afrontar nuevos retos. Se apuntó a un curso de diseño de joyas, en el que descubrió su otra gran pasión, la joyería.

Con esta inspiración descubrió que uniendo su amor por la tecnología y esta nueva afición podría crear un nuevo concepto de joya capaz de despertar emociones.

82ECC832-F400-4758-8F3D-18F2BAD9A5B5

¿Queréis saber de dónde vino la idea?

Surgió en un viaje familiar. Todos fueron a visitar a la bisabuela de los niños, una mujer con más de 100 años vividos. Les contó historias increíbles igual que hacía siempre.

Fue entonces cuando la mente de nuestra fundadora hizo clic. Al darse cuenta que para esta mujer con tan largo recorrido lo más preciado eran sus recuerdos, los momentos que había vivido y que guardaba con cariño.

Así se le ocurrió unir joyas y tecnología, con el fin de que pudiésemos llevar nuestros recuerdos siempre cerca, de poder revivirlos en cualquier momento y volver a sentir las mismas emociones.

“Al final somos nuestros recuerdos y con Única queremos que esos momentos inolvidables puedan acompañarnos siempre para revivirlos cuando más lo necesitemos . Queríamos crear una joya que fuese un tesoro emocional ”.  – Cris.

Y de todo este propósito me enamoré yo, Verónica García, en cuanto lo descubrí. Mi camino se cruzó con el de Cris en el Coworking de la EOI. Andaba indagando en mi nueva pasión, el social media, y fue un flechazo a primera vista. ¿Nunca os habéis enamorado de una idea?

A Cris y a mi nos une sobre todo el placer de hacer cosas nuevas, la ilusión de crear desde “Zero” un gran proyecto y el entusiasmo en cada paso que damos. Y, aunque venimos de mundos diferentes, nos complementamos a la perfección ya que nuestras experiencias opuestas se retroalimentan.

El interés común por las buenas historias nos lleva a perseguir el objetivo de Zero Jewels, conseguir que nuestras joyas creen emociones en todos los rincones del mundo y que un poquito de nuestra ilusión viaje en ellas.

Los momentos que vivimos son lo más importante en la vida, son lo que nos hace crecer, y es algo que no tiene precio. Por eso creemos que el secreto de la felicidad es conservar estos tesoros emocionales y darles vida. Nunca dejaremos que desaparezcan.

“Somos nuestros recuerdos”. ❤